martes, 22 de julio de 2014

DIA 1. LLEGADA A COLONIA. LA KOLSCH

Viernes, 9 de Mayo.

Hoy es viernes y además de ir a trabajar como un día cualquiera nos vamos a Colonia. Nuestro vuelo sale a las 17.35h, con lo que nada más terminar de trabajar nos vamos directos al aeropuerto de Girona. Nos vamos con nuestro coche y lo dejamos en un párquing low cost en el mismo aeropuerto (www.aparkivoli.cat). Por 24 eur. dejamos el coche 3 días y además te llevan y traen a la terminal (aunque están al lado...).

Sobre las 19.30h llegamos al aeropuerto de Colonia. En el mismo aeropuerto se coge un tren que te lleva en 20-30 min. hasta el centro de la ciudad (2.80 eur/billete). Estando en el tren, a punto de bajarnos comentamos... 'Bueno, a ver ahora donde está el hotel', y justo cuando para el tren, vemos nuestro hotel entre las ventanas del vagón. xDD Más fácil imposible. 

Hacemos el check in en nuestro hotel, nos acomodamos y salimos en busca de algún sitio para cenar, nuestro amigo no viene hasta las 23-24h, y tenemos que hacer tiempo. 
Cerca del hotel nos encontramos con la Eigelstein-Torburg, una de las puertas medievales que daban entrada a la ciudad de Colonia. En ese mismo sitio, ahora hay una plaza con restaurantes y heladerías, miramos los menús, y como todo estaba en alemán, al final decidimos meternos en un itialiano, que seguramente algo entenderíamos... jejeje Y bueno, pedimos un poco al azar, porque no tenían carta en inglés, pero lo que si entendíamos era insalata cesar y pizza prosciutto e funghi. ;) El sitio nos gustó, comimos muy bien.

Al acabar de cenar, estábamos cansados y volvimos al hotel a esperar a que vienese a buscarnos nuestro amigo, sobre las 24h, y con él nos fuimos a tomar nuestras primeras Kolsch!!! Qué ricas!! La Kolsch es la cerveza local de Colonia, y en la ciudad hay varias fábricas de Kolsch (Brauerei) donde se puede ir a comer la comida típica de Colonia.




Antes de sentarnos a tomar las Kolsch, pasamos por primera vez por la GRAN Catedral de Colonia, donde yo me quedé impresionada al encontrarme frente a mi esta gran obra de arte. Hay que estar ahí para sentirte como una hormiguita delante de la catedral, es enorme.


Volviendo al tema de las Kolsch, hay que tener en cuenta que cuando te ven el vaso vacío, te vuelven a traer otra... hasta que nosotros no pongamos el posavaso encima de nuestro vaso no nos pararan de traer cervezas. 

Y así, con unas Kolsch en el cuerpo nos volvemos para el hotel, a descansar para el día siguiente que será intenso....


martes, 15 de julio de 2014

DIARIO DE VIAJE. COLONIA

DÓNDE VAMOS??

Esta vez nos escapamos un fin de semana a Colonia, una de las ciudades más grandes de Alemania, asentada a orillas del río Rin, y con una de las catedrales más conocidas de Europa, además de la más alta. 
El motivo de ir a Colonia es porque vamos a visitar a un amigo que hace unos meses que está viviendo en Alemania, y además se conoce muy bien la ciudad, con lo que tendremos un guía privado para nosotros.
CÓMO VAMOS??

Volamos a Colonia, con Ryanair y desde Girona, ya que desde el aeropuerto de Barcelona no hay vuelos a Colonia. 
Otra opción para ir a Colonia desde Barcelona, es volar a Dusseldorf y coger tren o bus hasta Colonia. 

Ryanair Girona - Colonia: 60 eur./persona i/v

CÓMO NOS MOVEMOS??

 A pesar de ser una gran ciudad, las distancias entre los puntos turísticos no son muy grandes y si nos organizamos, podemos ir a todos lados a pie. Aunque por toda la ciudad hay metro, tren y bus, que nos ayudan a desplazarnos si tubiesemos que caminar mucho. 
Nosotros solo utilizamos una vez el metro, a parte de la ida y la vuelta hasta el aeropuerto, que está a 20-30 minutos. 

DÓNDE DORMIMOS??

Después de buscar y rebuscar hoteles, y no entender el porqué de los precios tan altos que veíamos, nos enteramos que había una feria en Dusseldorf, con lo que el precio de los hoteles se dispara esos días. 

Al final nos decidimos por el Azimut Hotel, y a día de hoy creo que hicimos una muy buena elección. Aunque no está en el centro, está a unos 15 minutos a pie, pero está al lado de una parada de metro y tren, algo que siempre tenemos en cuenta a la hora de decidirnos por un hotel u otro.

Azimut Hotel Colgne City Center: 319,90 eur/3 noches.

DIARIO DE VIAJE. ETAPAS:

DIA 1. LLEGADA A COLONIA, LA KOLSCH

DIA 2. CONOCIENDO COLONIA.

DIA 3. COLONIA, SIGUIENDO LA MURALLA

DIA 4. COLONIA, ULTIMOS PASEOS


domingo, 13 de julio de 2014

DIA 3. ULTIMOS PASEOS POR AMSTERDAM. BEGINJHOF

24 de Noviembre.

Hoy nos levantamos temprano, tenemos que ir a dejar las bicis a las 9h, pero antes queremos aprovechar que las tenemos para acercarnos a la Museumplein para poder hacer unas fotos a las letras de I amsterdam sin gente, o con el mínimo de gente posible. Así lo hicimos y acertamos, nos encontramos a muy poca gente, que como nosotros aprovechaba para tirar fotos. 



Se acercaba la hora y teníamos que empezar a despedirnos de nuestras bicis... :( aunque mis piernas lo agradecían... jejeje Pues bien, a las 9 estábamos como un clavo en la puerta; y todo bien, nos entregaron las bicis, pagamos y nos devolvieron el DNI... 

El día de hoy iba a ser tranquilo, aunque teníamos todo el día por delante porque nuestro vuelo salía a las 20.30h.

Después dejar las bicis fuimos direción a la zona comercial de Kalverstraat. 

Volvimos a pasar por El Bloenmarkt, donde hicimos una parada para comprar un queso, previa degustación claro... jeje

Pasamos por una pequeña iglesia a orillas del canal Singel, De Kritjberg Church, y por la plaza Spui hasta llegar al Beginjghof, que lo nuestro nos costó para encontrarlo, por más que teníamos el mapa en mano no encontrábamos la entrada... hasta que dimos con ella, pasando una y otra vez por el mismo sitio.

El Begijnhof es un rincón tranquilo dentro de Ámsterdam, se trata de un patio rodeado por casas de principios del siglo XIV, donde vivían una hermandad católica de mujeres que llevaban un estilo de vida parecido a las monjas (aunque éstas podían abandonaaar la hermandad y casarse cuando quisieran) que se instalaron para cuidar enfermos. 






Entre las casas del Beginjhof está la más antigua de Ámsterdam, en el número 34, que se construyó en el siglo XV, y es facil de reconocer, porque es una de las únicas dos que quedan construídas en madera.

En medio del jardín está la reformada Engelse Kerk (la Iglesia Inglesa), y entre las casas 29 y 30 se encuentra la Capilla Beginjhof, la primera capilla clandestina de la ciudad, que desde fuera aparentar ser dos casas normales.



Al salir de Beginjhof, hay un cambio radical, ya que estamos en el centro y las calles están repletas de gente. Nosotras aprovechamos este ratito para ir de tiendas. 

Aprovechamos nuestro último día para comer en la calle, y yo no me pude resistir a unos Dutch pancakes, que ya les había echado el ojo el día anterior, y que son como una minitortita americana y una crèpe... en fin, difícil de explicar... mejor probarlo porque están buenísimas. xDD

Entre tanto paseo se nos iba acercando la hora de volver a por nuestras maletas al B&B y empezarnos a despedir de Ámsterdam, porque teníamos que volver a casa. :(

miércoles, 9 de julio de 2014

DIA 2. AMSTERDAM EN BICICLETA

23 de Noviembre.

Nos levantamos temprano, hoy va a ser el día en que vamos a por nuestras bicis... El día estaba regulín, con el cielo tapado, pero de momento no llovía... De camino a la tienda de bicis, entramos en un super para comprarnos algo para desayunar. 
Llegamos puntuales a la tienda (no queríamos desaprovechar ni un solo minuto para tener nuestras bicis), todavía no habían abierto. Cuando entramos a la tienda solo veíamos bicis sin frenos (excepto una que se la estaba llevando otra chica), ya me veía yo con una de esas... pero justo llegaron dos chicos a devolver las suyas y esas fueron las nuestras. Total, que nos enseñan a poner el candado, le dejamos un DNI y nos vamos tan felices con nuestras bicis. Yuhuuuuu!! Ahora sí que parecemos unas locales (las bicis no tienen ninguna publicidad) y ale! a pedalear por los canales.

explicar los canales.
Con la emoción no sabíamos ni para dónde estábamos iendo hasta que nos paramos, miramos el mapa y decidimos ir primero a Vondelpark, la zona verde más grande y más visitado de Ámsterdam.
Por sus caminos nos encontramos con gente corriendo, gente en bicicleta, o simplemente paseando. En las zonas verdes nos encontramos a gente haciendo gimnasia, descansando, con niños....



Seguimos pedaleando dirección a Museumplein, donde está el Museo de Van Gogh, y el Rijksmuseum, los más famosos de la ciudad.           


En la misma plaza están las fotografiadas letras de I amsterdam. (la foto es del día siguiente a primera hora, sino es imposible que no salga nadie entre las letras xD)


Cogimos de nuevo las bicis, y pasamos por Leidseplen Platz, y volvimos a pedalear entre canales hasta llegar al Mercado de las Flores, que está en el canal Singel. Dejamos las bicis en el primer hueco que encontramos. recordando donde la dejábamos para después econtrarla rápidamente, porque habían unas cuantas más... 

El Bloemenmarkt (Mercado de las Flores) estaba lleno de gente, pero aun así, nos dimos un paseo entre bulbos de tulipanes y souvenirs de tulipán. En la misma calle del mercado hay bastantes tiendas de quesos, entre ellas la Henry Moore, donde hicimos una parada para degustar los quesos holandeses. Muy ricos por cierto…





Volvimos a por nuestras bicis y fuimos dirección a la Plaza Rembrandt, en la que había bastante movimiento, rodeada de bares y pubs. 








Recorrimos todo el canal singel, y por fin llegaba mi momento, ir al De Poezenboot, o el barco de los gatos. Me encantan los gatos y cuando me enteré que había un barco con gatitos abandonados, y que pudes ir, verlos, tocarlos, jugar con ellos…. Sabía que tenía que ir a este barco. Nos constó encontrarlo, está en el canal Singel, pero no hay más que un cartelito pequeño en la puerta del barco, que solo lo ves si te acercas. Solo entré yo, a mi amiga no le gustan los gatos… con lo monos que son. Y allí estaban ellos, algunos jugueteando, algunos durmiendo. La verdad que lo tienen bien montado, pues se ha convertido en otra atracción turística de Amsterdam. 






Como estábamos al lado del Barrio de Jordan, decidimos dar un paseo por sus calles. Me pareció un barrio como más chic, con tiendas de moda y cafeterías y restaurantes muy bien decorados, y también recuerdo el olor a gofré que impreganaban las calles… ^^


Nos paramos un momento para mirar donde estaba exactamente la Casa de Anna Frank, no era nuestra intención visitarla, ya que había leído que si no vas con entrada anticipada tienes que hacer mucha cola, y preferíamos pasar la mayor parte del tiempo en bici. Pero almenos, teníamos que ver donde estaba. Dejo la visita pendiente para la próxima vez que visite Ámsterdam, porque creo que tiene que ser muy interesante.  





Justo a unos pasos de la casa de Anna Frank está la Westerkerk







Volvimos a la Plaza Damm, con mucho hambre, después de pasar toda la mañana pedaleando, y no lo pensamos mucho y nos comimos unos bratwursts de los que hacían en el mercadillo navideño.

Por la tarde yo volví a nuestra habitación a descansar un rato, y mi amiga continuó paseando en bici por el barrio de Pijp. 

Ya por la noche nos arreglamos para salir a cenar e ir a un coffeshop, a uno de los tantos que hay en la gran ciudad de los coffeshop. Nos costó escoger uno, entramos a un par que no nos gustó demasiado el ambiente... jejeje Y finalmente entramos en uno que estaba cerquita del hostal. Como anécdota, decir que entramos y salimos a la par que otras chicas, con la diferencia que las otras salieron MUY perjudicadas... Así que cuidadín con lo que os recomiendan en los Coffeshops... 

Desde aquí vuelta a nuestra habitación a dormir... estábamos rebentadas de tanta bici...
 

miércoles, 2 de julio de 2014

DIA 1. AMSTERDAM. DAM Y BARRIO ROJO.

22 de Noviembre

Volamos muy temprano a Ámsterdam y llegamos sobre las 8.30 al aeropuerto de Schipol. No nos es dificil encontrar los buses que van hasta al centro de Ámsterdam, al salir del aeropuerto vemos las paradas de bus, y allí mismo en una furgoneta (como si fuera un puesto de helados) nos vendieron los tickets, 4 eur./persona i/v. Nos bajamos en Museumplein, y hasta el B&B hay 10 minutos a pie. 
Llegamos al B&B y nadie responde, fallo mío, tendría que haber avisado que llegábamos muy temprano. Total, llamo al dueño y con voz de medio dormido (o dormido entero) me dice que hasta las 11 no podrá venir... Pues nada, que remedio, nos vamos con las maletas a cuestas.
Cerca de nuestro alojamiento tenemos la Albert Cuypstraat, en la que está el Albert Cuypmarkt, un mercado callejero en el que hay desde fruta, verdura (y como no... QUESOS) hasta abrigos, zapatos, souvenirs.... El mercado está cada día de 9 a 18h.

Volvemos al B&B después de un paseo, y nos dan la habitación, escaleraaas! No había visto unas escaleras tan empinadas en mi vida... Por lo menos me salvé de subir la maleta por las escaleras, el hombre se ofreció a subirmela muy amablemente. jeje




Después de tener la habitación nos fuimos andando para el centro, buscando un sitio para alquilar unas bicis.

En el primero nos ofrecieron las bicis por 12,50 eur, en el siguiente nos dijeron que teníamos que dejar una fianza de 250 eur.... Estamos locos??? Al vernos  la cara nos bajaron a 150 eur... pero tampoco, no queríamos dejar nada de fianza o lo mínimo posible. Y en el último que preguntamos lo mismo... una fianza que no estábamos dispuestas a dejar.

En fin que mientras íbamos buscando donde alquilar un par de bicis, fuimos cruzando los primeros canales y adentrándonos en el corazón de Ámsterdam, hasta llegar a la Estación Central.

Pasamos por la calle comercial de Kalverstraat, donde siempre hay sitio para un Zara, un H&M, River Island, etc etc... y otras tiendas locales. 
Así llegamos por primera vez a la Plaza Dam, de la que me esperaba algo más de lo que encontramos allí. 
Nieuwe Kerk
Palacio Real y Antiguo Ayutmiento

Desde la Plaza Damm habían instalado el típico mercado navideño por toda la Damrak hasta llegar a la Estación Central.
 

De momentos íbamos sin pararnos demasiado en cada sitio, aun seguíamos buscando bicis. Aunque después de preguntar en MacBike de la Estación Central, decidimos que cogeríamos las bicis al día siguiente, y en el primer sitio que preguntamos. Aquí vimos la primera aconglomeración de bicicletas... Yo la verdad es que no sé como encuentra cada uno la suya...

Cientos de bicis en la Estación Central

Así que como habíamos madrugado, la gana empezó a apretar y nos metimos en un McDonald's a resguardarnos del frío (pero con la puerta abierta como la tenían... no lo conseguimos).

Reorganizamos el planning y nos vamos a visitar el Barrio Rojo, del cual casi todo el mundo ha oído hablar. Es uno de los barrios más antiguos de la ciudad, y ya en la Edad Media estaba presente la prostitución, donde el Sheriff de Ámsterdam y sus hombres de confianza administraban los locales y burdeles de la zona. En el siglo XVII empiezan a aparecer las primeras vitrinas, donde las prostitutas se ofrecían desde la puerta o ventanas de su casa. 
Hoy conocemos el Barrio Rojo por sus luces rojas, sus escaparates, sus sex-shop... y la verdad resulta curioso pasear por sus callejuelas y ver tantísimos escaparates, ver como algo que es ilegal en la mayoría de sitios aquí es legal desde 1911.



Paseando por el Barrio Rojo nos encontramos con la Iglesia Oude Kerk (iglesia vieja), el edificio más antiguo de la ciudad, y el Bulldog Coffe Shop, uno de los más conocidos de Ámsterdam.


Y también nos encontramos con este bonito edificio del año 1488, que resulta ser el Restaurant Café in de Waag.


El primer día en Ámsterdam iba llegando a su fin, y nosotras fuimos volviendo poco a poco para nuestro barrio, el de Pijp a cenar alguna cosa y para nuestro B&B.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...